DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Textos y transcripciones

Declaración del presidente Obama ante el fallecimiento de Nelson Mandela

05 diciembre 2013

LA CASA BLANCA

Oficina del Secretario de Prensa
5 de diciembre de 2013

DECLARACIÓN DEL PRESIDENTE ANTE EL FALLECIMIENTO DE NELSON MANDELA

Sala de Prensa James S. Brady

EL PRESIDENTE: En su juicio en 1964, Nelson Mandela dijo en su declaración final, “He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He acogido el ideal de una democracia y una sociedad libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía y con iguales oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y lograr, pero si hace falta, es un ideal por el que estoy preparado para morir”.

Y Nelson Mandela vivió por ese ideal, y lo hizo realidad. Logro más de lo que puede esperarse de cualquier hombre. Hoy, se marchó a casa, y hemos perdido a uno de los seres humanos más influyentes, valientes, y profundamente buenos con que ninguno de nosotros haya compartido tiempo en esta Tierra. Ya no está con nosotros, le pertenece a la eternidad.

Con su firme dignidad y su voluntad inquebrantable para sacrificar su propia libertad por la libertad de otros, Madiba transformó Sudáfrica – y nos movilizó a todos los demás. Su viaje de la prisión a la presidencia comprendía la promesa de que los seres humanos – y los países – pueden cambiar a mejor. Su compromiso con la transferencia de poder y la reconciliación con sus carceleros sentaron un ejemplo al que toda la humanidad debería aspirar, ya sea en las vidas de nuestros países o en nuestras propias vidas. Y el hecho de que todo lo hiciera con gentileza y buen humor, y con la capacidad para reconocer sus propias imperfecciones, solo hace al hombre mucho más impresionante. Como dijo una vez, “No soy un santo, a menos que se piense que un santo es un pecador que continua intentando serlo”.

Soy uno de los incontables millones de seres que sintieron inspiración al ver la vida de Nelson Mandela. Mi primera actuación política, lo primero que hice en la política o las políticas, fue una manifestación contra el apartheid. Estudié sus palabras y sus escritos. El día que fue liberado de prisión me aportó la sensación de lo que los seres humanos pueden hacer cuando se dejan guiar por sus esperanzas y no por sus miedos. Y como muchos otros en el planeta, no puedo imaginar mi propia vida sin el ejemplo que Nelson Mandela estableció, y mientras viva, haré lo que pueda para aprender de él.

A Graça Machel y su familia, Michelle y yo les hacemos llegar nuestras más sentidas condolencias y nuestra gratitud por compartir este hombre extraordinario con nosotros. El trabajo de su vida implicaba alejarlo muchos días de quienes más lo amaban, y solo espero que el tiempo que pasaron junto a él en estas últimas semanas haya llevado paz y consuelo a su familia.

Al pueblo de Sudáfrica le digo, sacamos fuerzas del ejemplo de renovación, reconciliación y resistencia que ustedes hicieron realidad. Una Sudáfrica libre, en paz consigo misma, es un ejemplo para el mundo con el legado de Madiba para el país que amaba.

Es probable que no volvamos a ver a alguien como Nelson Mandela, por lo que nos corresponde hacer lo más que podamos para seguir el ejemplo que estableció: tomar decisiones basadas en el amor, y no en el odio; nunca ignorar la diferencia que una persona puede marcar; intentar lograr un futuro que sea digno de su sacrificio.

Por ahora, hagamos una pausa y agradezcamos el hecho de que Nelson Mandela viviera – un hombre que agarró la historia en su mano, y tornó el arco de la moral universal hacia la justicia. Que Dios bendiga su memoria y que descanse en paz.