DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Textos y transcripciones

Hoja informativa: Plan de Obama para reducir la contaminación de carbono

26 junio 2013

El plan de acción del presidente sobre el clima puede consultarse, en inglés, en en el sitio web de la Casa Blanca (PDF, 310 KB).

La Casa Blanca
25 de junio de 2013

Plan del presidente Obama para reducir la contaminación del carbono

Tomar medidas en favor de nuestros hijos

Tenemos la obligación moral de dejarles a nuestros hijos un planeta que no esté dañado ni contaminado y al adoptar un enfoque integral para desarrollar la producción de energía nacional y elaborar medidas estables y responsables para reducir la contaminación de carbono, podemos proteger la salud de nuestros hijos y comenzar a disminuir los efectos del cambio climático para dejarles a las futuras generaciones un medio ambiente más estable y limpio. Al profundizar los esfuerzos que ya se encuentran en marcha en estados y comunidades de todo el país, el plan del presidente reduce la contaminación de carbono que provoca el cambio climático y amenaza la salud pública. En la actualidad, hemos establecido límites para el arsénico, el mercurio y el plomo pero permitimos que las plantas de energía liberen tanta contaminación de carbono como desean; una contaminación que contribuye a que existan tasas más elevadas de ataques de asma, además de inundaciones y olas de calor más graves y frecuentes.

Reducir la contaminación de carbono ayudará a mantener nuestra agua y nuestro aire limpios y ayudará a proteger a nuestros hijos. El plan del presidente también promoverá la innovación en toda una amplia variedad de tecnologías de energía, que generará formas de energía más limpias producida en Estados Unidos y reducirá nuestra dependencia en el petróleo extranjero. Junto con otras medidas del presidente para aumentar la eficiencia de nuestros automóviles y electrodomésticos, el plan del presidente ayudará a las familias estadounidenses a reducir los desechos energéticos, lo cual disminuirá los costos en facturas de servicios públicos y gas. Además, el plan aumenta nuestros esfuerzos mundiales para afrontar el cambio climático e invierte en reforzar nuestras carreteras, puentes y costas, de modo que podamos ofrecer mejor protección de viviendas, locales comerciales y en el estilo de vida de las personas ante eventos climáticos severos.

Si bien no existe ninguna medida que pueda revertir los efectos del cambio climático, tenemos la obligación moral de actuar en nombre de nuestras futuras generaciones. El cambio climático es uno de los principales desafíos del siglo XXI, pero considerando que somos una nación de personas innovadoras, podemos y superaremos este desafío de modo tal que nuestra economía, nuestro medio ambiente y nuestra salud pública avancen, todo al mismo tiempo. Es por ello que el plan integral del presidente propone una serie de medidas para abordar lo siguiente:

Reducir la contaminación de carbono en Estados Unidos. En 2012, la contaminación de carbono proveniente del sector energético en Estados Unidos disminuyó hasta su nivel más bajo en dos décadas; incluso a pesar de que la economía continuaba en crecimiento. Para profundizar este progreso, la administración Obama está instaurando reglas nuevas y estrictas para reducir la contaminación de carbono, al igual que como lo estamos haciendo con otras toxinas como el mercurio y el arsénico, para proteger la salud de nuestros hijos e impulsar nuestra economía hacia fuentes de energía limpia, producida en Estados Unidos, que creará buenos puestos de trabajo y disminuirá el costo de las facturas de energía domésticas. Por ejemplo, el plan:

• Dirige a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) para que trabaje estrechamente con los estados, el sector industrial y otras partes interesadas para establecer estándares de contaminación de carbono para plantas de energía nuevas y ya existentes;

• Pone a disposición hasta 8.000 millones de dólares como garantía para préstamos para una amplia variedad de proyectos de eficiencia y energía fósil avanzada para respaldar las inversiones en tecnologías innovadoras;

• Dirige al Departamento del Interior (DOI) para que habilite proyectos de energía renovable, como los de energía solar y eólica, para que se lleven a cabo en tierras públicas para el año 2020, con el fin de brindarles electricidad a más de 6 millones de hogares; designa el primer proyecto hidroeléctrico de prioridad y establece un nuevo objetivo para instalar 100 megavatios de energía renovable en hogares que reciben asistencia federal para el año 2020; mientras mantiene el compromiso de implementar energías renovables en instalaciones militares;

• Expande el Better Buildings Challenge (Desafío por unos mejores edificios), enfocándose en ayudar a que los edificios comerciales, industriales y multifamiliares reduzcan el consumo y se conviertan en edificios energéticamente más eficientes con una reducción de al menos un 20 por ciento para el año 2020;

• Establece un objetivo para reducir la contaminación de carbono en, por lo menos, 3.000 millones de toneladas métricas, acumulativas para el año 2030 (más de la mitad de la contaminación de carbono anual proveniente del sector de energía de Estados Unidos) a través de estándares de eficiencia establecidos durante el transcurso de la Administración para edificios federales y artefactos eléctricos;

• Presenta un compromiso de asociación con el sector industrial y las partes interesadas para desarrollar estándares de economía de combustibles para vehículos de alto rendimiento, a fin de que las familias ahorren dinero cuando vayan al surtidor y para reducir aún más la dependencia en el petróleo extranjero y el consumo de combustible para después del año 2018; y

• Aprovecha nuevas oportunidades para reducir la contaminación de gases de efecto invernadero altamente potentes, conocidos como hidrofluorocarbonos; dirige los organismos para que desarrollen una estrategia integral para el metano y se compromete a proteger nuestros bosques y los paisajes en mayor peligro.

Preparar a Estados Unidos para los impactos del cambio climático. Aunque tomemos nuevas medidas para reducir la contaminación de carbono, también debemos prepararnos para los impactos de un clima cambiante que ya se está sintiendo en todo el país. Con la idea de profundizar el progreso obtenido durante los últimos cuatro años, el plan:

• Dirige a organismos a que respalden las inversiones locales en la adaptación a los cambios climáticos mediante la eliminación de barreras o políticas contraproductivas y la modernización de programas; además, establece un grupo de tareas integrado por representantes de tribus, funcionarios municipales y funcionarios estatales para que asesoren al gobierno federal sobre las medidas que se pueden tomar para ayudar a fortalecer las comunidades en el territorio;

• Comprueba estrategias innovadoras en la región afectada por el Huracán Sandy para fortalecer las comunidades ante condiciones climáticas futuras y extremas y otros impactos climáticos, y los organismos actualizarán los estándares para la reducción de riesgos de inundación para todos los proyectos financiados por el gobierno federal mediante la creación de un estándar nuevo y coherente para la reducción de riesgos ante inundaciones establecido para la región afectada por Sandy;

• Inicia esfuerzos para crear hospitales resistentes y sostenibles ante la amenaza de cambios climáticos, a través de una asociación entre los sectores público y privado y el sector de la atención médica;

• Mantiene la productividad agrícola ofreciendo a los agricultores, ganaderos y terratenientes conocimiento personalizado fundamentado en la ciencia; y ayuda a las comunidades a prepararse para sequías e incendios forestales al impulsar una Alianza Nacional para la Resistencia ante Sequías (National Drought Resilience Partnership) y al ampliar y priorizar los esfuerzos de restauración de bosques y grandes extensiones de terreno para lograr que las regiones sean menos vulnerables ante la presencia de incendios catastróficos; y

• Proporciona la información y las herramientas climáticas de preparación necesarias para los líderes de los niveles locales, estatales y del sector privado, a través de un "conjunto de herramientas" centralizado y de una nueva iniciativa sobre datos del clima.

Encabezar los esfuerzos internacionales dirigidos a abordar el cambio climático mundial. Así como ningún país es inmune ante los impactos del cambio climático, ningún país puede enfrentar este desafío individualmente. Es por ello que es imperioso que Estados Unidos una sus medidas a nivel nacional con aquellas llevadas a cabo a nivel internacional. Estados Unidos debe ayudar a forjar una verdadera solución mundial para este desafío mundial, al impulsar medidas internacionales para reducir de manera significativa las emisiones, prepararse para los impactos climáticos y fomentar el progreso a través de negociaciones internacionales. Por ejemplo, el plan:

• Se compromete a ampliar las iniciativas internacionales nuevas y existentes más importantes, incluidas las iniciativas bilaterales con China, India y otros países considerados grandes emisores;

• Impulsa el financiamiento público del mundo hacia una energía más limpia, al instar a que el gobierno de Estados Unidos cese el financiamiento público de nuevas centrales de energía que funcionan con carbón en el extranjero, excepto aquellas que cuenten con tecnología de carbón eficiente en los países más pobres o aquellas instalaciones que tengan captura de carbono y tecnologías de secuestro; y

• Fortalece la resistencia mundial al cambio climático al ampliar las capacidades de respuesta y la planificación de las comunidades locales y del gobierno.