DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Textos y transcripciones

Declaraciones de la secretaria Clinton con motivo del Día de los Derechos Humanos 2012

10 diciembre 2012

A continuación una traducción de las declaraciones de la secretaria de Estado Hillary Rodhman Clinton con motivo del Día de los Derechos Humanos 2012:

(comienza el texto)

DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS
Oficina del Portavoz
Para publicación inmediata
10 de diciembre de 2012

DECLARACIONES DE LA SECRETARIA CLINTON

Día de los Derechos Humanos

El 10 de diciembre de 1948 los líderes del mundo se reunieron en la Asamblea General de las Naciones Unidas y afirmaron la dignidad intrínseca y los derechos inalienables de todas las personas. Al adoptar la Declaración Universal de los Derechos Humanos la comunidad internacional se comprometió a construir un mundo en donde todas las personas "nacen libres e iguales en dignidad y derechos" y tienen derecho a la libertad, la igualdad y la justicia bajo la ley. Al celebrar el Día de los Derechos Humanos, más de seis décadas después de la adopción de este importante documento, reafirmamos nuestro compromiso de promover y proteger sus verdades fundamentales.

Lo hacemos al promover las libertades universales consagradas en la Declaración Universal, entre ellas la libertad de expresión, la libertad de asociación y la libertad de culto. Cuando los gobiernos tratan de negar estas libertades mediante leyes represivas y la fuerza bruta, nos pronunciamos en contra de la opresión y a favor de las personas en el mundo que defienden sus derechos. Estos derechos son complementarios y se refuerzan mutuamente. Como dije en Dublín, la libertad religiosa tiene que ver con que la gente pueda practicar su fe, pero también se trata del derecho de las personas a pensar lo quieran, decir lo que piensan, asociarse con otros y reunirse pacíficamente sin que el estado les espíe o les prohíba que lo hagan. No es ni necesario ni aceptable sacrificar un derecho en nombre de otro.

Tratamos de proteger estos derechos en nuestro país y abogamos por ellos en el extranjero, porque hacerlo así es fundamental para nuestra identidad, es fuente de nuestra influencia en el mundo, y es esencial para nuestros intereses nacionales. Como el presidente Obama y yo hemos dicho, los gobiernos que respetan los derechos humanos y reflejan la voluntad de sus pueblos son más estables, seguros y prósperos a la larga, y mejores aliados para Estados Unidos. Los derechos humanos no pueden desvincularse de otras prioridades. Están intrínsecamente unidos a todas las metas a las que aspiramos en nuestro país y en todo el mundo. La Declaración Universal no es sólo un catálogo de derechos y obligaciones de los gobiernos. Es un modelo probado por el tiempo para lograr sociedades exitosas.

Cada mes de diciembre celebramos el Día de los Derechos Humanos, pero nuestro trabajo diario es fomentar la libertad y los derechos humanos. Quienes tenemos la suerte de vivir en países como Estados Unidos tenemos una responsabilidad más, en primer lugar, permanecer vigilantes para garantizar que honremos y apliquemos nuestro compromiso con los derechos humanos en nuestro país, y en segundo lugar, ayudar a otros a alcanzar lo que nosotros tenemos: La oportunidad de vivir con dignidad. Seguiremos defendiendo y promoviendo esas libertades fundamentales, tanto en línea electrónica como fuera de esta, seguiremos pronunciándonos contra la opresión dondequiera que ocurra, seguiremos fomentando la tolerancia, y seguiremos trabajando para construir un mundo más justo y pacífico.

(termina el texto)