DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Publicaciones

Los jóvenes empresarios rehacen el mundo

10 mayo 2011
Retrato de Ankur Jain (Cortesía de Ankur Jain)

Ankur Jain, de la Sociedad Kairos

Este artículo corresponde al Periódico Electrónico "Empresarios: la próxima generación"

Ankur Jain

Ankur Jain es fundador y presidente de la junta directiva de Kairos Society, una organización que ayuda a empresarios jóvenes de todo el mundo a establecer compañías de alto impacto y alto rendimiento. Jain se graduó en la Escuela de Negocios Wharton, en la Universidad de Pensilvania en mayo de 2011 y subsecuentemente inició una nueva operación para ayudar a las compañías principiantes a expandir sus negocios en mercados extranjeros.

La actividad empresarial puede lanzarlo a uno en un camino para cambiar el mundo. Pero más cerca de casa, la actividad empresarial puede darle a uno la libertad de transformar la vida de su familia y la de la gente de su comunidad. ¿Qué razones mejores existen para iniciar un negocio propio, excepto, quizás, la satisfacción de ser el jefe de uno mismo?

Sé lo que usted está pensando: la actividad empresarial no es fácil. Hace falta una educación sólida, montón de dinero y montón de conexiones de alto nivel. Pero en mi experiencia, al lanzar la Kairos Society, una fundación que brinda apoyo a estudiantes empresariales, he visto que cada día, en todo el mundo, jóvenes sin ninguna de las ventajas consideradas cruciales para el éxito están iniciando compañías grandes y pequeñas. Lo que tienen es la pasión y la determinación de concretar sus sueños de negocios y de cambiar el mundo, no importa cuantos obstáculos encuentren y con cuanta frecuencia les digan que “¡Eso es imposible!”.

Hemant Sahal, estudiante de 22 años en el Instituto de Tecnología Vellore, en Vellore, India, está aplicando una idea de negocios que se le ocurrió mientras andaba en bicicleta a través de aldeas pobres cerca de su casa. Sahal percibió que los aldeanos sufrían de envenenamiento por metal que lleva el agua potable contaminada. La mayor parte de los filtros de agua existentes no eliminaban esos metales y los que lo hacían eran demasiado caros para la gente local. Sahal está desarrollando tratamientos baratos para eliminar los químicos tóxicos del suministro de agua, por medio de su nueva compañía CALLMAT.

El momento es ahora

De muchas maneras, este es el momento perfecto para que personas jóvenes, como Sahal, experimenten con aventuras empresariales. Los gobiernos de las economías emergentes están descubriendo el valor de ayudar a los ciudadanos a concretar con éxito sus sueños de negocios. Más eficientemente que los gobiernos, los empresarios crean empleos y aumentan la prosperidad cuando tienen la libertad para hacerlo. Internet ha colapsado las barreras del tiempo y de la distancia. Y los jóvenes en todas partes, no importa donde se encuentren en la escala social o de la educación, pueden asumir su parte en la revolución de la actividad empresarial.

La idea de hacerse empresario puede sonar intimidante. No les voy a mentir: es el trabajo más duro que jamás hice, pero también el más estimulante. No hay nada como trabajar para uno mismo, ser responsable del destino propio y hacer la vida mejor para uno y para la gente que nos rodea. De muchas maneras, la actividad empresarial es una de las cosas menos arriesgadas que uno puede acometer... porque el control está en nuestras manos.

Si a usted le entusiasma la idea de ser empresario – quizás ya tenga una idea para un negocio – no se sienta desalentado por los obstáculos que crea que tiene por delante. Por ejemplo, su edad. Usted o quienes lo rodean podrían pensar que es demasiado joven para ser tomado seriamente en los negocios. Pero esa actitud devalúa lo que los jóvenes pueden aportar al mundo de los negocios, es decir, ideas frescas y puntos de vista amplios.

En 2010, la X Prize Foundation, que premia a personas que conciben ideas ingeniosas para resolver problemas técnicos y científicos difíciles, organizó una competición para fabricar vehículos, listos para su uso, que tuvieran un rendimiento de más de 42 kilómetros por litro de gasolina. En el grupo de finalistas se contó un equipo de una escuela secundaria de Pensilvania, cuyos alumnos presentaron un vehículo híbrido propulsado por gasolina-electricidad con baterías de litio-ionizado instaladas en un Ford Focus modificado. Estos adolescentes no necesitaron años de capacitación en la mecánica de automóviles: sentían pasión por el proyecto y tenían el deseo de hacerlo realidad.

Resolver un problema

La falta de dinero puede ser un obstáculo imaginario para iniciar un negocio. Aunque el capital inicial es algo bueno si se puede conseguir, muchos negocios comienzan sin tenerlo. Por ejemplo, los negocios con base solamente en Internet no necesitan espacio de oficinas, cadenas de suministro u otras cosas que generalmente requieren capital inicial.

Si necesita capital inicial puede haber recursos financieros del gobierno local o nacional que uno no conozca, de manera que es inteligente averiguar. Uno de esos recursos es Start-Up Chile. Financia y apoya a empresarios de todo el mundo que van a Chile a lanzar sus compañías. A medida que los gobiernos ven cuán importante es la actividad empresarial para el éxito de sus compañías locales van creando programas para guiar e incluso financiar a las nuevas empresas.

Uno podría creer que no puede iniciar un negocio porque no tiene socios o mentores. Gracias a Internet ya no hace falta preocuparse por encontrar gente local para que se asocie o den consejos. Hay un tesoro de asesoramiento, apoyo y socios potenciales al alcance de la mano. Se puede armar un equipo, encontrar abastecedores y fabricantes y hacer otras cosas en línea. De manera que no importa si el talento o el socio apropiado están cerca.

En cuanto a lo que hace falta para iniciar un negocio, vea la actividad empresarial de esta manera: no se trata de lanzar una compañía sino de resolver problemas. Hace un par de años dos amigos que asistían a la Universidad de Southern California vieron que otros estudiantes compraban bicicletas de piñón fijo, que eran muy caras: típicamente 1.000 dólares. Los dos amigos, Jonathan Shriftman y Jake Medwell, estaban convencidos de que las bicicletas podían fabricarse más baratas, pero no tenían experiencia de manufactura. En realidad, no tenían experiencia de cómo manejar un negocio, crear un plan de negocios o cualquiera de los otros elementos que uno cree que son necesarios para iniciar una compañía.

No obstante, buscaron en Internet y enviaron mensajes de correo electrónico a compañías de todo el mundo, preguntándoles si podían fabricar bicicletas similares a menos costo. Descubrieron que podían conseguir las bicicletas por 310 dólares, y así nació un negocio. Las encargaron y comenzaron a vender bicicletas de su nueva compañía, Solé Bicycles. En marzo de 2011 la revista Inc. incluyó a Jonathan y Jake en su lista de los “emprendedores universitarios de más excelencia en Estados Unidos”. Realmente asombroso para dos muchachos de poco más de 20 años.

No acepte que le digan "No"

Jonathan y Jake hicieron montones de preguntas antes de encontrar a los socios apropiados para el negocio. Hace falta meterse en el mismo marco mental para ser empresario. No hay que tener miedo a pedirle a la gente – a muchas personas – información o conexiones. Algunas veces tememos pedir favores pero, créanme, el mundo de la actividad empresarial se construye con personas que se ayudan entre ellas.

También tiene que creer en su idea y perder el temor de que le digan “no”, porque usted va a oír “no” un montón de veces. Está bien, es parte del proceso de iniciar un negocio. Puede esperar que oirá “no” alrededor de un centenar de veces antes de que alguien diga “sí”. Encuentre a unas pocas personas que piensen como usted y manténgalas cerca, pues ellas pueden apoyarlo cuando usted ha oído nada más que una lluvia de “no”.

Lo que es más importante, nunca deje que escuchar una negativa no le impida soñar grande y fijar sus metas bien altas. Cuando iniciamos la Kairos Society éramos un grupo pequeño de estudiantes, de 18 años de edad, en la Universidad de Pensilvania con el deseo de crear una nueva cultura de actividad empresarial. Teníamos la visión de ser el grupo empresarial más influyente de Estados Unidos. Todos nos decían que estábamos perdiendo el tiempo. Pero seis meses después tuvimos 500 estudiantes empresariales a bordo del histórico portaaviones USS Intrepid escuchando y hablando con el entonces presidente Bill Clinton y con Bill Gates Sr. Persistimos uno y otro día y esta ejecución incansable de nuestros planes le ha permitido ahora a Kairos expandirse a todo el mundo. En griego, la palabra kairos significa el “momento oportuno”, y para cada uno de ustedes no podría haber mejor momento para ser empresarios.

(Distribuido por la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sitio en la Web: http://iipdigital.usembassy.gov/iipdigital-es/index.html )

Una madre le da agua de una fuente pública (AP Images)

El agua de un tanque público en Nueva Delhi, India, puede ser potable en algunos casos, en otros no.