DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Publicaciones

Semejanzas y diferencias entre el sistema de gobierno de Estados Unidos y otras formas de gobierno democrático

09 septiembre 2008
Estos árabe-estadounidenses votan en la elección presidencial de 2004, en Estados Unidos, en una escuela de Dearborn, Michigan.

Estos árabe-estadounidenses votan en la elección presidencial de 2004, en Estados Unidos, en una escuela de Dearborn, Michigan.

(El siguiente artículo pertenece a la publicación Cómo se gobierna Estados Unidos, para consultar los demás artículos haga clic a la derecha).

Semejanzas y diferencias entre el sistema de gobierno de Estados Unidos y otras formas de gobierno democrático

Como república federal constitucional, Estados Unidos no es un caso único. De hecho, muchas “democracias” son repúblicas constitucionales y comparten con este país largas tradiciones de representación democrática, estado de derecho y garantías constitucionales.

Una diferencia significativa entre Estados Unidos y otras democracias importantes es la forma de seleccionar al jefe de gobierno y el papel que éste desempeña. En los sistemas parlamentarios, el cargo de jefe de gobierno se confiere a un primer ministro seleccionado por el parlamento y suele recaer en el líder del partido político de la mayoría o de una coalición de partidos. El primer ministro designa un gabinete de ministros que a menudo está integrado por otros miembros del parlamento. Por su parte, el jefe de estado puede ser un monarca o un Presidente elegido (u otro funcionario comparable).

En Estados Unidos, el Presidente es a la vez jefe de gobierno y jefe de estado. El Presidente es elegido por separado, no junto con la legislatura, y puede ser miembro o no del partido político de la mayoría en dicha legislatura. El gabinete presidencial está formado por individuos a quienes la Constitución prohíbe que, al mismo tiempo, sean miembros del Congreso.

Estados Unidos es ante todo un sistema de dos partidos, en marcado contraste con muchos sistemas parlamentarios donde diez o más partidos pueden estar representados en la legislatura. El resultado de esto es que las líneas políticas están definidas con claridad en el país, y no existe la necesidad formal de formar coaliciones para crear una mayoría gobernante, como muchas veces ocurre en los sistemas parlamentarios. Un factor que propicia la existencia del sistema bipartidista en Estados Unidos es su sistema de distritos de un solo miembro para la elección de representantes. En algunos sistemas parlamentarios se usa la representación proporcional, con lo cual se permite que muchos partidos estén representados en el parlamento.

Otra diferencia importante es que, en Estados Unidos, los funcionarios elegidos ejercen sus funciones por un periodo definido antes de aspirar a la reelección. En muchos sistemas parlamentarios, el partido gobernante puede convocar a elecciones en forma intempestiva o si se ha emitido un voto de no confianza en el gobierno. En algunos sistemas parlamentarios, el parlamento puede ser disuelto por el jefe de estado y se ordena la realización de nuevas elecciones.

Las diferencias en el sistema judicial no son tan significativas como en la rama legislativa porque el sistema jurídico de Estados Unidos se basa en primer término en el derecho consuetudinario inglés. En los juicios penales, el acusado tiene derecho a ser juzgado en público por un jurado y a ser defendido por un abogado. Sin embargo, una diferencia importante en la rama judicial es que la Corte Suprema de la nación tiene facultades para declarar la inconstitucionalidad de las leyes, con lo cual éstas son anuladas. Pocos países confieren tal autoridad a sus judicaturas.

Por último, los ingresos y los egresos del gobierno estadounidense son mucho más modestos que los de la mayor parte de sus homólogos en otras naciones industrializadas, si se miden como porcentaje del producto interno bruto. Gran parte de la diferencia se debe a que en otras naciones los gobiernos pagan los servicios y prestaciones sociales (como la atención de la salud y las pensiones para la vejez). En Estados Unidos, muchos de esos servicios corren a cargo del sector privado o el gobierno no los financia en la misma medida, por lo cual no se contabilizan como egresos de éste.

Texas: En una escena que se representa en muchas salas de justicia, un abogado habla a los jurados en un juicio civil. Los casos civiles, a diferencia de los penales, se refieren a daños sufridos a causa de actos indebidos y a veces dan lugar a indemnizaciones por daños y perjuicios.

Texas: En una escena que se representa en muchas salas de justicia, un abogado habla a los jurados en un juicio civil.

  • Palabras clave: