DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Folletos

Nueva Orleans, Louisiana: Incitante y libre

22 julio 2013
Portada de folleto donde aparece el centro de Nueva Orleans

Descargue el folleto a la derecha.

Nueva Orleans, una ciudad histórica y única en Estados Unidos por su carácter colonial francés y español, está asociada a su festival anual Mardi Gras, la música jazz y la exquisita cocina criolla. Después de sufrir la devastación que dejó a su paso el huracán Katrina en 2005, la población desplazada de la ciudad está regresando y asimilando el proceso de reconstrucción. Sin embargo, los turistas se alegrarán de saber que los lugares más famosos de la ciudad, como el Barrio francés, se libraron de la destrucción y siguen atrayendo a nuevos visitantes.

Antes y ahora

Fundada en 1718 por colonizadores franceses, Nueva Orleans pasó al gobierno español en 1763 y poco después volvió al control francés hasta 1803, cuando se hizo parte de Estados Unidos mediante la transacción conocida como Compra de Luisiana. Debido a su historia, la ciudad ha conservado el carácter católico y europeo que la distingue de las demás ciudades de Estados Unidos. Nueva Orleans también tiene más de 35.000 edificios que son parte del Registro Nacional de Lugares Históricos, una cantidad superior a la de cualquier otra ciudad del país.

Nueva Orleans, con su lema de Laissez les bons temps rouler (¡A divertirse!), es reconocida por sus celebraciones y fiestas, como Mardi Gras. Este día que se celebra el Martes de Carnaval, es decir el martes antes del Miércoles de Ceniza, se caracteriza por sus desfiles, disfraces y coloridos collares de cuentas.

En la historia de la ciudad destacan los siguientes momentos históricos:

1814: Las fuerzas británicas son derrotadas en Nueva Orleans por las tropas estadounidenses lideradas por el futuro presidente Andrew Jackson en la última batalla librada en la Guerra de 1812.

1838: Se celebra el primer desfile de Mardi Gras.

Década de 1840: L’Album Littéraire, la primera revista de literatura de Luisiana, es fundada por poetas y escritores afroamericanos de habla francesa.

1862: Las fuerzas de la Unión toman Nueva Orleans de manos de los confederados, y la ciudad se libra de la destrucción que afectó a muchas otras ciudades del sur del país.

1901: Nace en Nueva Orleans el que podría ser el intérprete de jazz más famoso, Louis Armstrong, que perfeccionó su talento mientras crecía en los barrios pobres de la ciudad.

1929: Un restaurante local crea el sándwich de Nueva Orleans, conocido como po’boy, para dar comida gratis a los huelguistas.

1975: Se inaugura en Nueva Orleans el estadio Superdome, la estructura con la cúpula fija más grande del mundo.

Jazz, fantasmas y cocina criolla

Nueva Orleans se alimenta de la reputación que se ha ganado con su bulliciosa vida nocturna, el encanto de las ciénagas del sur y la intriga espeluznante. La combinación de todos estos elementos le aportan a la ciudad un aura de “deterioro elegante”.

Al final del siglo XIX, nació la música jazz en lugares como el distrito de Storyville, una zona de prostitución y espectáculos de Nueva Orleans, donde se combinaron los elementos del ragtime, la música marcial y el blues, pero con el uso generalizado de la improvisación.

Así como el nombre que recibieron los habitantes desde hace mucho tiempo, la cocina criolla es una combinación de varias culturas de la ciudad, como la africana, francesa, irlandesa, italiana, española, alemana, caribeña, indígena y portuguesa. Entre sus especialidades están los buñuelos (beignets), el gumbo, los platos de arroz jambalaya, el estofado de carne (étouffée) y los frijoles rojos con arroz.

El Barrio francés, con su arquitectura singular, aloja el Salón de la Conservación (Preservation Hall), un famoso club de jazz, bares y restaurantes populares en la calle Bourbon, y el Café du Monde, que desde 1862 ha servido café con achicoria con el estilo de la ciudad.

Aún antes de que la novelista natural de Nueva Orleans, Ann Rice, utilizase la ciudad y sus alrededores como escenario de cuentos neogóticos de vampiros y brujas, Nueva Orleans ya había ganado la reputación de ser la ciudad más embrujada de Estados Unidos, tras sufrir la devastación que dejaron a su paso los incendios de 1788 y 1795, y la epidemia de fiebre amarilla de 1853, que acabó con la vida de casi 10.000 habitantes. El vudú importado por los esclavos africanos, y los cementerios antiguos con tumbas singulares que se alzan sobre la superficie han complementado el atractivo macabro de la ciudad.

Población

Se calcula que Nueva Orleans tiene una población de 370.000 habitantes, de la cual el 60 por ciento es de raza negra y el 30 por ciento de raza blanca, el segundo grupo étnico más grande. Los primeros colonizadores de Nueva Orleans fueron franceses, españoles y afroamericanos y se les conocía como criollos. La definición del término se amplió para incluir las olas de inmigrantes que llegaron después y dejaron su marca en la cultura de Nueva Orleans, como irlandeses, italianos, españoles y alemanes.

Territorio

Nueva Orleans es una ciudad rodeada de agua: el río Misisipí, el lago Pontchartrain, y una multitud de pantanos, canales y vías fluviales. Obtuvo el sobrenombre de “la ciudad creciente”, debido a su crecimiento junto a un gran meandro del río Misisipí desde el asentamiento original francés y a que se ha desplazado hasta incluir el antes separado pueblo de Carrollton. Gran parte de la ciudad se encuentra bajo el nivel del mar. Cerca de Nueva Orleans se encuentra la calzada sobre el lago Pontchartrain, el puente continuo más largo del mundo con 38,6 kilómetros (24 millas) de extensión.

Clima

Se ha dicho que Nueva Orleans es la ciudad caribeña más septentrional y puede tener un clima húmedo y semitropical, con lluvias durante todo el año. Su temperatura promedio oscila entre los 51,3 grados Fahrenheit (10,7 grados Celsius) en enero y los 81,9 grados (27,7 grados Celsius) en julio. Por ser una ciudad que queda cerca de la costa del golfo de México, Nueva Orleans les ofrece a sus habitantes un clima cálido y agradable durante todo el año.