DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Folletos

Responsabilidad social de la empresa y el Departamento de Estado de EE.UU.

19 julio 2013
Portada del folleto que muestra un grupo de mujeres sentadas en el suelo.

Descargue el folleto a la derecha.

“El gobierno y las empresas comparten responsabilidades mutuas, y [...] si cumplimos con todas nuestras obligaciones, nos beneficiamos todos”.
— Presidente Barack Obama

El firme compromiso del Departamento de Estado con la responsabilidad social de las empresas (CSR) se evidencia en un enfoque integral para brindar apoyo y orientación en lo relativo a la conducta empresarial responsable. De conformidad con la agenda de política económica del secretario de Estado, de aprovechar las herramientas económicas internacionales para impulsar los objetivos de política exterior de Estados Unidos, las agencias y oficinas individuales desempeñan una función destacada en las iniciativas particulares, a la vez que garantizan la coordinación y colaboraciones eficaces unas con otras, con las embajadas de Estados Unidos, con empresas, con organizaciones de la sociedad civil y con otras partes interesadas.

Civismo empresarial responsable y derechos humanos

Existe un fuerte vínculo entre la prosperidad económica, el respeto por los derechos humanos y el civismo empresarial responsable. La Oficina de Asuntos Económicos y Empresariales (EB) proporciona orientación y apoyo a las empresas de Estados Unidos que desean emprender actividades empresariales socialmente responsables y prácticas empresariales éticas que promuevan el desarrollo sostenible. La Oficina también colabora con las empresas, los sindicatos y la sociedad civil para adoptar y poner en vigor políticas empresariales ejemplares. En gran parte de este trabajo, la interacción con el sector privado se realiza en el marco de las pautas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para empresas multinacionales y con el punto de contacto nacional de la EB para las pautas. El Departamento promueve y reconoce las actividades empresariales ejemplares de CSR a través del Premio a la excelencia empresarial (premio ACE), concedido por el secretario de Estado.

Los equipos de Asuntos Laborales Internacionales, Libertad en Internet, y Empresas y Derechos Humanos de la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Laborales (DRL) trabajan con las empresas, la sociedad civil —incluidos sindicatos y organizaciones no gubernamentales (ONG)— y los gobiernos para poner en vigor políticas que respeten los derechos humanos y laborales, y que maximicen las contribuciones positivas al desarrollo mundial. El equipo de Empresas y Derechos Humanos se enfoca en involucrar a las partes interesadas en desafíos prácticos relacionados con el punto de convergencia entre las empresas y los derechos humanos, y en dirigir la iniciativa del gobierno de Estados Unidos para implementar los Principios rectores de la ONU sobre las empresas y los derechos humanos. La tarea del equipo incluye reforzar las normas emergentes sobre empresas y derechos humanos; demostrar el valor de sistemas creíbles que involucran a varias partes; animar a las empresas para que pongan en vigor derechos humanos y derechos laborales reconocidos a nivel internacional en todas las etapas de sus cadenas de suministro, y aportar soluciones a los urgentes desafíos políticos que obstaculizan el respeto de las empresas por los derechos humanos. El equipo de Propiedad Intelectual de la Oficina de EB se enfoca en proteger la propiedad intelectual de maneras que sean compatibles con los derechos humanos.

La Oficina para el Control y la Lucha contra la Trata de Personas (TIP) se enfoca en la prevención y eliminación de la trata de personas mediante las alianzas y la colaboración de líderes empresariales, coaliciones y grupos inversores. La metodología de TIP es crear conciencia e impulsar la puesta en vigor de las pautas Luxor, que se enfocan en las políticas empresariales, la planificación estratégica, la concienciación del público, la trazabilidad de la cadena de suministro, la defensa por parte del gobierno y la transparencia para reducir el trabajo forzado en las cadenas de suministro.

La mano de obra y las cadenas de suministro

EB, en colaboración con DRL y otras oficinas, coordina la participación del Departamento de Estado en el Proceso de Kimberley para frenar el flujo de diamantes de zonas de conflicto y abordar la trazabilidad en las cadenas de suministro. DRL promueve los derechos laborales en toda la cadena de suministro, lo que incluye la aplicación de la legislación laboral, la diligencia debida, el fortalecimiento de la defensa letrada, la ampliación de las oportunidades de sustento y el impulso de enfoques que involucren a las diversas partes interesadas. TIP colabora con Slavery Footprint para ofrecer herramientas en línea a fin de iniciar acciones en el mercado y el diálogo constante entre el consumidor particular y el productor acerca de la esclavitud moderna en las cadenas de suministro.

Energía y medio ambiente

Las iniciativas de CSR específicas de cada sector se centran en la gestión responsable de los recursos, la eficiencia energética y el cambio climático. La Oficina de Recursos Energéticos (ENR) dirige la actividad del Departamento de Estado enfocada en garantizar que las relaciones diplomáticas fomenten los intereses de Estados Unidos en lo relativo al acceso a fuentes de energía seguras, confiables y más ecológicas. Esta oficina promueve también el buen gobierno y la transparencia en la gestión del sector energético, y el acceso a recursos de energía sostenibles desde el punto de vista ambiental, y viables desde el punto de vista comercial, para las 1.300 millones de personas que actualmente carecen de servicios de energía. ENR respalda, además, la Iniciativa para la transparencia de las industrias extractivas, una norma internacional emergente para la transparencia de los ingresos, además de otras iniciativas de buen gobierno.

La Oficina de Océanos y Asuntos Internacionales Científicos y Medioambientales (OES) impulsa los objetivos de la política exterior estadounidense relativa al cambio climático, la ciencia y la tecnología, la salud, los recursos hídricos, la protección ambiental, la biodiversidad, los asuntos oceánicos y polares, la pesca y la política espacial. OES trabaja en pos de la CSR a través de iniciativas que involucran a la Asociación del Agua de Estados Unidos; a través de colaboraciones con el Centro para el Medio Ambiente Mundial y empresas creadas para ayudar a los proveedores de pequeñas empresas a reducir la contaminación y las emisiones, y mejorar la eficiencia energética; y a través de la asociación con el sector del cloro-álcali para fomentar la conversión a procesos que no utilizan mercurio y promover opciones de almacenamiento seguras. La OES también trabaja para estimular iniciativas del sector privado dirigidas a ayudar a cumplir con los compromisos de los países según el Acuerdo de Copenhague de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Políticas anticorrupción

El Departamento de Estado de Estados Unidos reconoce que la reducción de la corrupción está estrechamente relacionada con los intereses empresariales y sociales, en particular con la responsabilidad social de las empresas. La Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) promueve la lucha contra la corrupción a nivel internacional y respalda la responsabilidad social de las empresas al fomentar prácticas empresariales éticas, involucrar a la comunidad empresarial en los esfuerzos de anticorrupción y al promover un terreno de participación más equitativo. INL respalda la adopción y puesta en vigor de normas multilaterales, entre las que figuran la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción y la Estrategia del presidente contra la Cleptocracia, incluida la denegación de refugios seguros. La EB representa al Departamento de Estado en el Grupo de Trabajo de la OECD sobre el Soborno en las Transacciones Comerciales Internacionales y también combate la corrupción a través de la iniciativa interna de financiamiento para el desarrollo.

Salud y bienestar social

El Departamento de Estado también colabora con el sector privado para afrontar una serie de desafíos mundiales importantes, entre ellos la propagación del VIH/SIDA y el desempleo juvenil. La Oficina del coordinador mundial de Estados Unidos para el SIDA (OGAC) coordina los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos para combatir el VIH/SIDA, incluida la puesta en vigor de colaboraciones que combinan recursos de los sectores público y privado para alcanzar los objetivos de prevención, atención y tratamiento del VIH/SIDA.

La Oficina de Asuntos Globales de la Juventud (J/GYI) coordina la política en asuntos juveniles en todo el Departamento, para facultar a los jóvenes de todo el mundo como actores económicos y cívicos, y trabaja con el sector privado y las partes interesadas de la sociedad civil para abordar el desempleo juvenil internacional al fomentar las estrategias centradas en los jóvenes en todo lo concerniente a la contratación y retención, el desarrollo de habilidades y la creación de puestos de trabajo a través de emprendimientos y programas de CSR centrados en la juventud.

Asociaciones e intercambios

La Oficina de Educación y Asuntos Culturales (ECA) trabaja para aumentar el entendimiento mutuo entre el pueblo estadounidense y pueblos de otros países a través de los intercambios educativos y culturales. ECA facilita colaboraciones públicas y privadas que fortalecen el crecimiento económico y las oportunidades, la tecnología y la juventud, lo cual beneficia a comunidades de 165 países.

La Oficina de Iniciativas de Asociación Global del Secretario de Estado (S/GPI) forja asociaciones estratégicas con empresas, organizaciones filantrópicas, fundaciones, universidades, comunidades religiosas, y personas y grupos de diáspora para profundizar las metas y los objetivos de CSR del Departamento.

La Oficina de Asuntos Globales para la Mujer del Secretario de Estado (S/GWI) apoya la potenciación económica, social, legal y política de mujeres y niñas, lo que incluye la mitigación del impacto de la violencia contra la mujer, la resolución del problema del acceso a la salud y la educación, la seguridad alimentaria y los problemas globales tales como el cambio climático, y la inclusión de las mujeres en la reconstrucción y el desarrollo después de un conflicto.