DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
En breve

Protección mundial de especies en EE. UU. cumple 40 años

19 diciembre 2013

Rostros de tres turones (USFWS/Kimberly Tamkun)

La Ley de Especies Amenazadas de EE.UU. cumple 40 años en 2013 y ofrece protección a cerca de 1.500 especies. La ley estadounidense fue aprobada en un momento de conciencia creciente sobre las amenazas para el mundo natural. Importantes acuerdos internacionales para proteger la fauna y la flora silvestre también pasaron por un momento histórico importante en 1973.

La supervivencia del turón patinegro es una de las historias de éxito en los 40 años desde que se aprobara la Ley de Especies Amenazadas (ESA) de Estados Unidos. El turón patinegro es uno de los mamíferos más raros de América del Norte y una vez se creyó extinto; sin embargo, en la década de 1980 se volvió a descubrir una pequeña población de turones. A través de su captura, reproducción controlada y reintroducción a su hábitat, se ha presentado un progreso lento pero continuo en la recuperación del número de turones. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, las tribus indígenas estadounidenses y algunos organismos han establecido poblaciones en recuperación en sus tierras tribales, pero continúa la amenaza de un tipo de plaga que aniquiló a los turones en el siglo pasado.

Más de 1.500 especies de plantas y animales se incluyen en la lista como amenazadas o en peligro en virtud de la ESA de Estados Unidos, que se promulgó en diciembre de 1973.

La ley de Estados Unidos se adoptó en un momento en que crecía la conciencia mundial de que las actividades humanas extralimitadas amenazaban la supervivencia de algunas especies. En marzo de 1973, Estados Unidos y otros 20 países firmaron la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) e iniciaron un movimiento mundial del que ahora forman parte 178 gobiernos.

CITES protege cerca de 5.600 especies de animales y 30.000 especies de plantas contra la explotación excesiva a causa del comercio internacional. Este comercio mundial, que suma miles de millones de dólares e incluye cientos de millones de seres vivos, abarca productos tan diversos como alimentos, productos de pieles exóticas, instrumentos musicales, madera, objetos de arte y medicinas.

La ESA de Estados Unidos y CITES cambiaron la ética de este comercio al establecer estructuras legales que prohíben la explotación excesiva de especies. Los gobiernos parte de CITES han acordado que las especies deben preservarse como “un elemento irremplazable de los sistemas naturales de la tierra”.