DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Artículos más recientes

Cambios en viento del Ártico pueden afectar clima y pérdida de hielo, dice estudio

12 octubre 2012
Hielo marino derritiéndose y lagunas en el horizonte (NOAA)

Esta imagen, captada por una cámara de computadora en el Polo Norte, el 27 de julio de 2010, muestra unas lagunas que se han formado por el derretimiento veraniego del hielo marino.

Washington - Los cambios en los patrones de viento de verano en el Ártico no sólo contribuyen a una pérdida sin precedentes de hielo marino del Ártico, sino que también puede causar cambios en el clima de América del Norte y de Europa, según indica un nuevo estudio de la Administración de Asuntos Oceanográficos y Atmosféricos (NOAA) publicado el 10 de octubre en la revista Geophysical Research Letters.

Un equipo de investigación dirigido por James Overland del Laboratorio Ambiental Marino del Pacífico, con sede en Seattle, examinó los patrones de viento en la zona subártica a principios del verano, entre 2007 y 2012, en comparación con el promedio de 1981 a 2010, informó la NOAA en un comunicado de prensa el 10 de octubre. Los científicos descubrieron que los vientos a nivel superior que soplan de oeste a este, que previamente eran normales, han sido sustituidos por una ola o patrón ondulante de norte a sur. Este nuevo patrón de viento transporta aire caliente hacia el Ártico y empuja el aire del Ártico más hacia el sur, y puede influir en la probabilidad de condiciones climáticas persistentes en latitudes medias.

"Nuestra investigación revela un cambio en el patrón de verano del viento del Ártico en los últimos seis años. El cambio demuestra una conexión física entre la reducción de hielo marino del Ártico en verano, la pérdida de hielo en Groenlandia y, potencialmente, el clima en América del Norte y Europa", dijo Overland, oceanógrafo que dirige la División de Investigaciones Costeras y del Ártico del laboratorio.

El cambio en el viento ofrece más pruebas de que los cambios en el Ártico se deben no sólo directamente al calentamiento mundial, como lo demuestra el aire y la temperatura del mar más calientes, sino que también son parte de una "amplificación ártica" mediante la cual varios procesos físicos específicos del Ártico interactúan para acelerar el cambio de temperatura, la variabilidad del hielo y los impactos ecológicos.

El estudio, titulado "El cambio reciente de circulación atmosférica en el Ártico a principios de verano”, fue elaborado mediante una colaboración de científicos de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, la Universidad de Sheffield en el Reino Unido y el Instituto Conjunto para el Estudio de la Atmósfera y el Océano, una asociación de la NOAA y la Universidad de Washington.

Antes de 2007, los vientos típicos de verano en la superficie del Ártico eran más variables, pero tendían a fluir desde el oeste. Desde entonces, se ha determinado que los vientos de verano soplan de manera más habitual desde el sur, por el estrecho de Bering, a través del Polo Norte, hacia el Océano Atlántico, en relación con el patrón promedio en décadas anteriores. Estos vientos transfieren más calor desde el sur hacia el Polo Norte y empujan el hielo marino por el Ártico y hacia el Océano Atlántico, lo que contribuye a pérdidas récord de hielo marino de verano. La cifra mínima de hielo marino en el Ártico en 2012 fue la más baja que se haya registrado y muy por debajo de la cifra en 2007.

"Una presión más alta sobre América del Norte y Groenlandia provoca estos cambios en los patrones de viento de principios de verano”, dijo Edward Hanna, de la Universidad de Sheffield.

Estos cambios en los vientos afectan no sólo los patrones climáticos en todo el Ártico, sino que también se cree que influyen en el clima de Groenlandia, Estados Unidos y Europa Occidental. La comprensión de estos vínculos constituye un área de investigación en curso, dijeron los científicos. Los efectos de la amplificación ártica aumentarán a medida que más hielo de verano se retire en las próximas décadas. Un mayor calentamiento del Ártico afecta la corriente de viento, al disminuir los vientos de oeste a este y promover serpenteos más grandes de norte a sur en la circulación. El pronóstico de esos serpenteos y dónde estará ubicado en un año dado el clima asociado con ellos, sigue siendo un desafío.

Los investigadores dicen que con más energía solar que va al Océano Ártico debido a la pérdida de hielo, pueden esperarse eventos climáticos más extremos, como fuertes nevadas, olas de calor e inundaciones en América del Norte y Europa, pero que éstos varían en ubicación, intensidad y plazos.

"Lo que vemos es prueba fehaciente de que el aumento gradual de temperatura no es la historia importante relacionada con el cambio climático, sino los rápidos cambios regionales y una frecuencia mayor de fenómenos meteorológicos extremos que el calentamiento global está causando. A medida que el Ártico se calienta al doble de la tasa global, anticipamos que aumentará la probabilidad de eventos climáticos extremos en todas las latitudes templadas del Hemisferio Norte, donde viven miles de millones de personas", dijo Jennifer Francis, de Rutgers.