DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Artículos más recientes

Romney escoge al conservador fiscal Paul Ryan como compañero de papeleta

13 agosto 2012
Paul Ryan y Mitt Romney saludan desde un escenario (AP Images)

Después de cuatro meses de investigar posibles compañeros de papeleta, Mitt Romney, a la derecha, escogió a Paul Ryan, una vez evidente su nominación como candidato presidencial republicano.

Washington ― El presunto candidato a presidente del Partido Republicano, el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, ha escogido al congresista por Wisconsin Paul Ryan como su candidato a la vicepresidencia. Con Ryan como candidato del partido republicano, el resto de la campaña presidencial de Estados Unidos se centrará en las ideas económicas en competencia entre Romney y el presidente Obama, así como en el debate entre los dos partidos sobre el tamaño y la función del gobierno federal.

La función que desempeña Ryan como presidente de la Comisión de p0resupuesto de la Cámara de Representantes lo ha convertido en una figura clave de las propuestas de presupuesto federal de los republicanos, destinadas a reducir el gasto federal nacional. Sus ideas han cautivado a parte de la población estadounidense que considera que reducir la presencia del gobierno federal en aspectos como los programas de atención de la salud y otras prestaciones sociales contribuirán a reducir el déficit presupuestario de Estados Unidos, que cada vez es más grande. Pero sus propuestas han enfurecido a otros que creen que perjudicarán a los estadounidenses que dependen de programas de ayuda social como Medicare y el Seguro Social.

Muchos analistas consideran que la decisión de Romney ofrece al electorado estadounidense una decisión más clara cuando llegue el 6 de noviembre, entre las filosofías económicas republicana y demócrata, puesto que cada partido trata de presentar el argumento de que está ofreciendo el mejor plan para crear puestos de trabajo para los estadounidenses y mejorar la economía de Estados Unidos .

Al presentar a Ryan en Norfolk (Virginia) el 11 de agosto, Romney dijo que su compañero de papeleta tiene energía y visión, y se ha convertido en “un líder intelectual del Partido Republicano”, que entiende los desafíos fiscales que afronta Estados Unidos, entre ellos el peligro a largo plazo de las deudas.

Romney elogió también la integridad personal de Ryan, que, según dijo, ofrece “una brillante excepción” a otros políticos estadounidenses que recurren a la “mezquindad y los ataques personales” contra sus rivales.

“No demoniza a sus adversarios. Entiende que las personas honradas pueden tener diferencias honestas, y apela a lo mejor de nuestra naturaleza. Hay mucha gente en el otro partido que quizás no esté de acuerdo con Paul Ryan, pero no conozco a nadie que no respete su carácter y su juicio”, dijo Romney.

Al aceptar la nominación, Ryan dijo que se le había pedido “servir al país que amo”, y rindió homenaje a su ciudad natal de Janesville (Wisconsin).

“Durante los últimos 14 años, he representado con orgullo a Wisconsin en el Congreso. Allí me he centrado en resolver los problemas que afronta nuestro país, convirtiendo las ideas en acción y la acción en soluciones. Me he comprometido con corazón y mente a poner a trabajar esa experiencia en una administración Romney”, dijo Ryan.

UNA DECISIÓN DE CUATRO MES ENVUELTA EN SECRETOS

Muchos estadounidenses se sorprendieron con la selección porque la campaña de Romney logró mantenerla en secreto, no obstante el alto nivel de interés público. Tan pronto como Romney pareció seguro de ganar la candidatura del Partido Republicano en abril, la especulación de los medios en torno a su decisión para el candidato a vicepresidente, que se conoce como los “vice sorteos” (veepstakes), comenzó en serio. La decisión que ha de tomar el candidato en cuanto a su compañero de fórmula es considerada a menudo como su primer acto “presidencial” y un vistazo a su visión del mundo, ya que el vicepresidente debe estar preparado para asumir la presidencia en caso de muerte o incapacidad del presidente. La decisión de Romney es una declaración de que considera que Ryan está calificado para ocupar el cargo de presidente, además de ser un compañero de papeleta que podría atraer el apoyo del electorado y mejorar las posibilidades de que Romney sea elegido.

No obstante los periodistas que siguen constantemente sus movimientos, así como los de otros aspirantes a la vicepresidencia republicana, Ryan y Romney pudieron mantener a la prensa en la oscuridad acerca de sus reuniones y paradero común mediante una mezcla de disfraces, destinos falsos y otros medios. Para llegar sin ser detectados al acto que tuvo lugar en Norfolk, la campaña de Romney incluso hizo que Ryan caminara en secreto a través de un bosque cerca de su casa para encontrarse con un automóvil que estaba esperándolo para llevarlo al aeropuerto.

Durante los últimos cuatro meses, el personal de la campaña de Romney ha estado investigando a posibles compañeros de fórmula, con entrevistas preliminares y controles exhaustivos de antecedentes para detectar debilidades que podrían perjudicar a la campaña. En campañas anteriores, factores como el estado de origen del candidato, los conocimientos específicos y la experiencia política han desempeñado un papel clave. Los analistas especularon en 2008 que Barack Obama eligió al entonces senador Joe Biden como compañero de papeleta por la larga experiencia que tenía Biden en asuntos exteriores.

Las funciones del vicepresidente han cambiado en los últimos años, de un cargo creado por la Constitución de Estados Unidos, principalmente para garantizar que una sucesión presidencial no planeada ocurriera de manera ordenada y para romper los empates en las votaciones en el Senado de Estados Unidos. Los tres vicepresidentes más recientes han podido convertir el cargo en un centro de poder independiente. Biden es actualmente el principal asesor de Obama, mientras que su predecesor, Dick Cheney, fue famoso por su influencia en las políticas de seguridad nacional de Estados Unidos durante la administración de George W. Bush, y Al Gore se distinguió en el gobierno de Bill Clinton por sus iniciativas dirigidas a “reinventar” el gobierno federal.

En la campaña electoral, el papel del candidato a la vicepresidencia puede variar, pero los compañeros de formula pueden jugar al “policía bueno, policía malo”. De esa manera, el candidato a la vicepresidencia puede lanzar líneas de ataque más polémicas contra el adversario mientras que el candidato presidencial se mantiene por encima del conflicto y evita sonar negativo.

El hecho de que Paul Ryan haya sido seleccionado como candidato a la vicepresidencia también podría ayudar a convertirlo en posible candidato a la presidencia por derecho propio y por su mayor visibilidad y liderazgo de facto en el Partido Republicano. Si la fórmula Romney y Ryan no gana el 6 de noviembre, algunos votantes republicanos podrían empezar a considerarlo como candidato para las elecciones de 2016.