DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Artículos más recientes

Vehículo explorador de la NASA llega a Marte y envía imágenes del Planeta Rojo

Por Charlene Porter | Redactora | 07 agosto 2012
Foto en blanco y negro que revela un haz de luz y una estructura cuadrada (NASA)

Curiosity toma una foto de su propia sombra proyectada en la superficie de Marte, una de las primeras imágenes enviadas después del aterrizaje.

Washington ― La agencia espacial de Estados Unidos hizo llegar a Marte un vehículo de una tonelada el 5 de agosto, y la nave, llamada Curiosity, comenzó a enviar imágenes de su nuevo entorno pocos momentos después de aterrizar en el planeta.

“Es absolutamente increíble, no hay nada mejor que esto”, dijo Charles Bolden, administrador de la NASA, en el canal de televisión NASA TV poco después del aterrizaje. “Este es un gran día para el país”.

Bolden dijo que espera que el pueblo estadounidense reconozca la importancia del logro y que se diga: “este es mi explorador en Marte”.

El Laboratorio Científico de Marte (MSL), que lleva la nave Curiosity a bordo, voló durante ocho meses para llegar a su destino, en un recorrido de 570 millones de kilómetros. Las actualizaciones del vehículo durante el vuelo fueron buenas, pero la dificultad del aterrizaje se vislumbraba, y de ello se dijo que eran “siete minutos de terror”.

El Laboratorio de Retropropulsión de la NASA (JPL), que está a cargo de la misión, diseñó un sistema totalmente nuevo para hacer aterrizar el vehículo y su complejo equipo científico en la superficie marciana. Momentos antes de que empezara la difícil maniobra, Rob Manning, el ingeniero de sistema de vuelo de JPL, dijo en NASA-TV: “Sería fácil que esto no funcionase”.

La nave volaba a unos 22.000 kilómetros por hora cuando entró en la atmósfera marciana, tras haber acelerado debido a la gravedad del planeta rojo. Guiándose mediante instrumentos a bordo y sin ayuda desde la Tierra, la nave desaceleró hasta aterrizar suavemente en cuestión de siete minutos, con la ayuda de un paracaídas y de una “grúa espacial” de diseño especial que bajó a Curiosity a la superficie.

La NASA pudo observar de cerca las maniobras, ya que Curiosity envió señales de su progreso al orbitador de Marte Odyssey, que a su vez las transmitió a la Red de comunicaciones con el espacio interplanetario ubicada en la Tierra. A continuación, el MSL envió una señal que confirmó el aterrizaje de Curiosity y el mensaje fue retransmitido por Odyssey a lo ancho de una vasta franja del sistema solar, y una oleada de entusiasmo se esparció entre los científicos y técnicos que se encontraban en la sala de control del JPL en Pasadena (California).

Los aplausos, vítores, palmadas en la espalda, abrazos y apretones de manos se esparcieron por la sala de control. La alegría y el triunfo que se extendió en el grupo pueden compararse con las que se han visto en la entrega de las medallas olímpicas en Londres.

Fue “un logro increíble”, dijo John Holdren, asesor científico del presidente Obama y otro integrante más de la emocionada multitud en el JPL. “Es un enorme paso hacia adelante en la exploración planetaria”, dijo Holdren, debido a las mayores capacidades de Curiosity, en comparación con los anteriores exploradores Spirty y Opportunity, que aterrizaron en Marte en el 2004.

Curiosity se mantendrá a la altura de su nombre y realizará actividades realmente científicas en la superficie marciana en busca de evidencia de que el planeta pudo haber sido habitable para la vida en algún momento de su historia. Al mismo tiempo, revelará pruebas de la historia del planeta, sobre cómo se formó, y en qué periodos hubo más calor o más frío. Para aclarar estas preguntas, la nave está equipada con instrumentos de laboratorio que pueden realizar distintas pruebas analíticas de muestras de material recogidas por el brazo robótico del explorador.

Los instrumentos podrán detectar compuestos orgánicos y describirlos hasta su nivel atómico. Otros instrumentos podrán identificar y cuantificar los minerales que se encuentran dentro de rocas y suelos, y la abundancia relativa de estos elementos.

Una cámara montada en el brazo robótico tomará fotografías en primer plano de rocas, suelo y hasta de hielo, si se encuentra, con la capacidad de revelar detalles más pequeños que el ancho de un cabello humano. El Detector de evaluación de radiación recopilará datos importantes que ayudarán a los científicos a comprender si el planeta es habitable para cualquier forma de vida y para la posible exploración humana.

Pocos momentos después del exitoso aterrizaje, Curiosity envió su primera imagen al jubiloso equipo de control de vuelo en California: una imagen borrosa de la sombra de la nave, pero no obstante, una imagen desde la superficie de Marte.

El envío del autorretrato de Curiosity tan pronto después de su aterrizaje no estaba garantizado en absoluto. ¿Funcionarían tan pronto las cámaras montadas en el explorador? ¿Las oscurecería una nube de polvo de la superficie de Marte? ¿Estaría aún el orbitador en condiciones de recibir la señal desde explorador y enviarla de vuelta a la Tierra? Para la NASA y el JPL fue una noche en la que todo salió bien.

“Es increíble”, dijo la vice administradora Lori Garver en NASA-TV, al expresar su incertidumbre sobre el retorno de las imágenes “tan pronto y tan claramente”.

El personal de control de la misión del JPL celebró el logro tecnológico de haber aterrizado el explorador, el desempeño impecable del equipo y el alivio al final de un largo viaje a través del sistema solar. Pero es sólo el comienzo de lo que se calcula que serán dos años de investigaciones y descubrimientos.

“Que comience la ciencia”, dijo Garver.

La Casa Blanca emitió un mensaje de felicitación al personal de la NASA y el JPL y un sentido de expectación.

“Felicito y agradezco a todos los hombres y mujeres de la NASA que hicieron realidad este extraordinario logro, y estoy ansioso de ver lo que Curiosity tiene aún por descubrir”, dijo la declaración del presidente Obama.Vehículo explorador de la NASA llega a Marte y envía imágenes del Planeta Rojo