DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Artículos más recientes

Delegados de Operaciones Especiales de 96 países se reúnen en la Florida

Por Cheryl Pellerin | Servicio de Prensa de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos | 29 mayo 2012
Primer plano de William H. McRaven (AP Images)

El almirante de la Armada William H. McRaven (centro) comparece ante el Congreso en 2011.

Este artículo se publicó originalmente el 24 de mayo en el sitio web del Departamento de Defensa.

Washington ― Los delegados de operaciones especiales de 96 países se reunieron el 22 de mayo en la ciudad de Tampa (Florida), en una conferencia que el Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (Socom) organiza cada tantos años.

El almirante de la Armada William H. McRaven, comandante de Socom, y sus contrapartes de Australia y Colombia, asistieron a una rueda de prensa el último día de la reunión internacional.

La conferencia “es siempre una oportunidad inigualable para reunir a nuestros socios, aliados y amigos de todo el mundo y que conversen unos con otros”, dijo McRaven, quien explicó que el tema de este año fue “Creación de la Asociación Mundial de SOF”.

Acompañaron a McRaven el general de división Peter Warwick Gilmore, comandante de operaciones especiales de Australia, y el general de brigada Juan Pablo Rodríguez Barragán, comandante del Comando Conjunto de Operaciones Especiales en Colombia.

En una cena de gala celebrada el 23 de mayo, la oradora principal, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton agradeció a los asistentes a la conferencia por mantener fuertes y seguros a Estados Unidos y otros países.

“Su servicio permite que el mundo más seguro para que la gente pueda ser quien es y pueda vivir su vida en paz y armonía”, dijo Clinton. “Ese será el desafío del siglo XXI”.

La Secretaria agregó que, sabiendo que las fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos y sus socios están en la punta de lanza: “Creo que es una apuesta bastante segura de que una vez por todas reconoceremos nuestra humanidad común y permaneceremos unidos contra las fuerzas de las tinieblas”.

McRaven dijo que agradecía los comentarios de Clinton acerca de la manera en que proceden las operaciones especiales de Estados Unidos y sus aliados.

“Siempre hay un deseo por parte de los medios de seguir las noticias de las operaciones muy dinámicas que llevamos a cabo ―las redadas [y] los rescates de rehenes”, dijo McRaven. “Pero como la secretaria Clinton señaló, eso es realmente menos de lo que hacemos, que la creación de capacidad de los asociados, el establecimiento de relaciones, la ayuda a otros países [...] el lado suave de las operaciones especiales, donde podemos anticiparnos al problema [...] al tratar con nuestros socios [y] permitir que los países socios atiendan sus propios problemas de seguridad”.

McRaven les dijo a los periodistas que había sido una buena semana para intercambiar ideas, así como tácticas, técnicas y procedimientos de los operadores especiales de distintos países.

En un ejercicio de capacidad, dijo, 10 países participaron “en saltos desde aviones; descenso rápido con sogas desde helicópteros y simulacros de ataque, todo ello con la idea de continuar afianzando esta asociación”.

La conferencia permitió también que las fuerzas de operaciones especiales internacionales colaboraran con socios de la industria, con el apoyo de la Agencia Nacional de Defensa Industrial, agregó McRaven.

La realización de ejercicios de operaciones especiales con socios internacionales ofrece “la oportunidad de participar a nivel mundial y comprender los desafíos que existen en todo el mundo”, dijo Gilmore. Dijo, además, que la participación en semejantes ejercicios también permite a sus tropas “ver los distintos enfoques que existen para gestionar la estabilidad y la seguridad a escala mundial, lo cual es una oportunidad muy valiosa”.

Rodríguez agradeció al gobierno de Estados Unidos y, especialmente, a las fuerzas estadounidenses de operaciones especiales, su ayuda en neutralizar las actividades terroristas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, que desde hace mucho tiempo son el adversario de su país.

“La situación en Colombia es muy diferente [hoy], porque nuestra democracia tiene ahora el apoyo de los demás países, pero especialmente de Estados Unidos”, dijo el general de brigada.

El terrorismo seguirá siendo una amenaza en el futuro, agregó.

“La única manera de neutralizar la acción terrorista es trabajar juntos, [colaborar con todos los países], integrar nuestra inteligencia y trabajar juntos”, dijo.

En sus respuestas a las preguntas de la prensa, McRaven y sus contrapartes hablaron sobre una amplia variedad de temas, incluyendo las operaciones especiales en Afganistán después de 2014 y la mentalidad de las fuerzas de operaciones especiales.

“Tenemos previsto estar en Afganistán después de 2014 desempeñando una función asesora y de ayuda a los afganos”, dijo el almirante. “En estos momentos no sé cuál será el tamaño de la fuerza de operaciones especiales de Estados Unidos [...] esos detalles todavía están bajo examen [entre] los altos funcionarios de nuestro gobierno y el gobierno afgano y la coalición”.

Las tropas de operaciones especiales están “muy orgullosas y ponen mucho esfuerzo en su capacidad de acción directa”, dijo McRaven. “Esa es una capacidad importante para que cualquier país pueda rescatar a sus ciudadanos, eliminar las amenazas contra la nación, sea cual sea el país”.

Por esa razón, agregó, todas las tropas de operaciones especiales “se entrenan a un nivel muy alto, para realizar acción directa”.

Pero la mayoría de las veces, las tropas de operaciones especiales hacen otros tipos de trabajo, que a veces se denomina asistencia militar, asistencia a las fuerzas de seguridad o creación de capacidad del país socio, explicó el almirante.

Para esas tareas, las tropas de operaciones especiales tienen un tamaño reducido y consisten en lo que McRaven calificó de “un puñado de personas que hablan el idioma, que conocen la cultura, que alcanzan un cargo para poder colaborar con un país anfitrión a petición propia [...] y que trabajan mediante la misión de Estados Unidos en ese país, el Departamento de Estado y los comandantes geográficos de combate”.

Esta gran capacidad de las tropas de operaciones especiales es importante, eficaz en función de los costos y rentable con respecto a la inversión, dijo el almirante, ya que “permite que el país anfitrión desarrolle su propia capacidad para atender sus problemas de seguridad”.

Dijo también que se trataba de “adelantarse al problema, o como solemos decir, anticiparse a los acontecimientos”.

El almirante explicó que “si es ahí donde las cosas realmente van mal, lo que queremos poder hacer es colaborar muy pronto con el país anfitrión para aumentar su capacidad y permitirles que afronten el problema, para no llegar al punto en que estalle”.