DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Artículos más recientes

Estrategia antidrogas de EE.UU. se basa en ciencia y compasión

Por Lauren Monsen | Redactora | 27 marzo 2012
Un juez le da la mano a una joven en una sala de vistas del juzgado (AP Images)

El juez del Tribunal Superior Jack Burchard (izda.) le da la mano a una joven que pronto terminará un programa de tratamiento contra las drogas en Okanogan (Washington).

Washington - La estrategia del presidente Obama para reducir la demanda de drogas ilegales en Estados Unidos representa un enfoque moderno basado en la ciencia, la investigación y la compasión, dice Rafael Lemaitre de la Oficina de Política Nacional sobre Control de Drogas (ONDCP), que depende de la Casa Blanca.

En una entrevista realizada el 23 de marzo, Lemaitre explicó que los recientes avances en la investigación del cerebro mejoran en gran medida la comprensión científica de la naturaleza de la adicción a las drogas. Estos avances, dijo, han tenido un papel importante en la elaboración de la política del presidente contra las drogas.

Hasta hace poco, había dos teorías diametralmente opuestas sobre qué hacer con los adictos a las drogas, dijo Lemaitre.

"La vieja manera de pensar acerca del problema de las droga estaba dividida en dos grupos. Uno de ellos decía, "enciérrenlos en la cárcel y tiren la llave", mientras que el otro decía, "legalicen las drogas. '" Sin embargo, "décadas de ciencia e investigación nos dicen que ambos enfoques son incorrectos".

"La ciencia nos dice ahora que la drogadicción es una enfermedad del cerebro", dijo Lemaitre. Además, "es una enfermedad que se puede prevenir y tratar”.

Si bien la aplicación de la ley es un componente esencial de la política del presidente, "no tiene mucho sentido tener un enfoque de aplicación de la ley únicamente", dijo Lemaitre. "De lo que se trata es de romper el ciclo de consumo de drogas, detención y encarcelamiento”.

PROGRAMAS DE PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

"Es mucho más barato prevenir y tratar el consumo de drogas" que encarcelar a los delincuentes repetidas veces, dijo Lemaitre.

"Cada dólar invertido en medidas de prevención reduce los costos asociados con el consumo de drogas en unos 18 dólares", dijo. "Es por eso que esta administración hace tanto hincapié en la prevención y el tratamiento. El año pasado gastamos más de 10.000 millones de dólares en esfuerzos de prevención y tratamiento en el país, en comparación con casi 6.000 millones de dólares en programas internacionales de interceptación y control de las drogas. Nos tomamos esto muy en serio".

Lemaitre mencionó los programas de tribunales de drogas de Estados Unidos como "uno de los programas más importantes que apoyamos" en la reducción de la demanda de drogas ilícitas en el país. Los tribunales de drogas, que ponen en tratamiento contra las drogas en lugar de en la cárcel a quienes cometen delitos leves relacionados con las drogas ", han demostrado que reducen drásticamente la reincidencia”. Un tribunal de drogas "le ahorra dinero a los contribuyentes y, lo que es más importante, salva vidas”.

Elogió también el éxito de los programas estilo coalición que pretenden crear comunidades sin drogas: "Hemos financiado 726 programas de comunidades locales en todo Estados Unidos. Esos programas ayudan a reducir el consumo de drogas mediante la educación de los niños sobre los peligros del consumo de drogas".

INVESTIGACIÓN EN CURSO

Lemaitre señaló también la investigación de vanguardia que realiza el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), que depende de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH).

"El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, que es parte del NIH, lleva a cabo el 85 por ciento de la investigación que se realiza en el mundo sobre el consumo de drogas", dijo. "Compartimos esta información con nuestros socios internacionales, y mucha de esa información está en línea".

Elogió también la labor de la psiquiatra de investigación y científica Nora Volkow, nacida en México y directora de NIDA. Volkow fue pionera del uso de imágenes del cerebro para investigar los efectos tóxicos de las drogas y sus propiedades adictivas, y desempeñó un papel decisivo en demostrar que la drogadicción es una enfermedad del cerebro humano.

"Tenemos que tener una perspectiva de salud pública" para reducir el consumo de drogas, dijo Lemaitre. "La sabiduría popular dice que por 30 años hemos venido haciendo esto sin ver progresos, pero eso no es cierto. La tasa de consumo de drogas en Estados Unidos se ha reducido en un 30 por ciento desde 1979 – que fue el año con máximo consumo de drogas. Desde 2006, la tasa de consumo de cocaína en Estados Unidos se ha reducido casi un 40 por ciento, y el uso de la metanfetamina se ha reducido aproximadamente en la mitad".

"En NIH gastamos cada año aproximadamente 1.000 millones de dólares en investigación sobre el consumo de drogas, y tenemos un fuerte compromiso con socios extranjeros" de ayudar a combatir las redes internacionales de drogas al reducir el consumo de drogas en Estados Unidos, dijo Lemaitre. "La ciencia, la investigación y la compasión impulsan la estrategia del presidente contra las drogas, y es el enfoque correcto".

Para obtener más información, visite los sitios web de la ONDCP (en inglés) y del NIDA.

Lea también la guía del NIDA (en inglés) Preventing Drug Use among Children and Adolescents: A Research-Based Guide for Parents, Educators and Community Leaders (PDF, 700KB).

Un instructor demuestra una postura en una tabla de surf a unos jóvenes (AP Images)

Un instructor de LA Surf Bus enseña a los adolescentes el deporte del surf durante un viaje a una playa de California. LA Surf Bus es un programa que ofrece a los jóvenes una