DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Artículos más recientes

Todos salimos ganando si los camiones usan menos combustible

Por Karin Rives | Redactora | 12 agosto 2011
Camiones en una carretera (AP Images)

Los camiones producen la quinta parte de todos los gases de efecto invernadero en el sector del transporte. En 2014 entrarán en vigor nuevas normas de eficiencia en el consumo de combustibles.

Washington —Los camiones apenas suman el cuatro por ciento del tráfico en las carreteras de Estados Unidos pero producen el 20 por ciento de los gases de efecto invernadero relacionados con el transporte. Los remolques de tractores, autobuses, camionetas grandes, camiones de basura y otros vehículos pesados también devoran hasta el 17 por ciento del petróleo que se quema en las carreteras de Estados Unidos.

Por ello los grupos ambientalistas recibieron la noticia con alegría cuando la administración Obama presentó el 9 de agosto las primeras normas de consumo eficiente de combustible para los camiones de transporte pesado, como también lo hicieron los fabricantes de vehículos, que otorgaron su apoyo a las nuevas normas.

Compañías como Ford, Chrysler y General Motors tienen previsto incurrir en costos de hasta 8.000 millones de dólares adicionales para readecuar las plantas y los diseños de vehículos comerciales para reducir las emisiones de los camiones hasta en un 23 por ciento para el año 2018. Sin embargo, con el tiempo, se calcula que el combustible más eficiente ahorrará 50.000 millones de dólares en el tiempo de vida de los modelos entre los años 2014 a 2018. Esos ahorros podrían, a su vez, traducirse en nuevas ventas para los tres grandes fabricantes de vehículos.

Hay normas para todo tipo de vehículos

Las nuevas normas se suman a las normas para el consumo eficiente de combustible para los autos de pasajeros y las camionetas medianas, que entraron en vigor en 2011 para los modelos de vehículos fabricados entre 2012 y 2016. En julio, la administración Obama anunció normas aún más estrictas para ese tipo de vehículos en los años subsiguientes, elevando los requisitos de eficiencia de 34,1 millas por galón para el modelo del año 2016 a 54,1 millas por galón (23 kilómetros por litro) para los modelos del año 2025.

Las nuevas normas para los camiones significan que todo tipo de vehículo que transite en las carreteras de Estados Unidos está ahora obligado a cumplir con las normas de eficiencia en el consumo de combustible, que son cada vez más estrictas; política que ayudará al país a reducir las emisiones que contribuyen al cambio climático y que afectan a millones de personas. En total se estima que podrían ahorrarse 4.200 millones de dólares en gastos de salud para el año 2030, dado que los estadounidenses podrán respirar un aire más limpio, según funcionarios de la administración.

Los fabricantes de autos en Estados Unidos, al darse cuenta de la situación, decidieron trabajar con los organismos del gobierno federal para elaborar las nuevas políticas.

“Cuando trabajábamos en la mejora de la eficiencia para los automóviles y las camionetas ligeras ocurrió algo interesante”, dijo Obama al anunciar las nuevas normas para los camiones el 9 de agosto. “Comenzamos a recibir cartas pidiendo que hiciéramos lo mismo con los vehículos medianos y de carga pesada. Eran cartas de gente que construye, compra y maneja esos camiones”.

En total, los 15 fabricantes de vehículos con sede en Estados Unidos y en el extranjero escribieron cartas en apoyo de las nuevas normas. Dos asociaciones industriales, y el estado de California hicieron lo mismo. El estado había estado dialogando con los fabricantes de automóviles luego de que estos aprobaran sus propias normas de eficiencia al consumo a falta de reglas federales.

En lugar de que los estados apliquen una variedad de programas diferentes, Estados Unidos necesita políticas uniformes que den directivas claras para la industria, según expresaron los fabricantes de autos en sus cartas de apoyo a las nuevas normas para los camiones.

Bob King, presidente del sindicato Trabajadores Unidos del Automóvil, dijo que las nuevas normas de eficiencia en el consumo “son propuestas con sentido común”. Ilustran “lo que se puede lograr cuando las empresas, el sector laboral y el sector público trabajan conjuntamente para lograr el consenso”.

Washington hace lo correcto.

“Es algo grande cuando Washington hace las cosas correctamente”, dijo Fred Krupp, presidente del Fondo de Defensa Ambiental, una organización defensora del medio ambiente. “Gracias a las nuevas normas todos salen ganando: Los camioneros ahorran dinero en la gasolinera, Estados Unidos importa menos petróleo extranjero y todos podemos respirar un aire mejor”.

La administración Obama se ha comprometido en conversaciones internacionales, no vinculantes para reducir en un 17 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero, por debajo de los niveles del 2005 para el año 2020. Frenar la contaminación que generan los autos, los camiones y los autobuses es un aspecto importante del rompecabezas.

El sector del transporte es actualmente responsable del 29 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en Estados Unidos y los camiones pesados son los contaminantes que más están aumentando en ese grupo. Se calcula que incluso recortes relativamente modestos en las emisiones pueden tener un impacto significativo.

(Distribuido por la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sitio en la Web: http://iipdigital.usembassy.gov/esp )

Hombres en una rueda de prensa (AP Images)

Directivos de la industria automotriz se reunieron con el presidente Obama el 9 de agosto en apoyo de las nuevas normas de eficiencia en el consumo de combustible para el transporte pesado.