DCSIMG
Skip Global Navigation to Main Content
Artículos más recientes

Rituales de los indígenas norteamericanos se exponen en su popular museo

Indígenas deciden qué historias contar y qué objetos tienen vida espiritual

16 noviembre 2006
Máscara de cuervo Nuxalt.

Máscara de cuervo Nuxalt. Parte de la exposición Listening to Our Ancestors.(© AP Images)

Por Jeffrey Thomas
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

Washington -- Invitados a contar sus propias historias en una exposición del museo, una comunidad tribal indígena, los Kwakwaka'wakw, relata cómo el gobierno canadiense prohibió sus potlatches, o fiestas ceremoniales, desde 1880 hasta la década de 1950, encarcelando a aquellos que desafiaban la prohibición y confiscando sus trajes ceremoniales y máscaras.

Otra tribu, los Nuxalk, muestra cómo durante los largos años de la prohibición de las fiestas ceremoniales, la gente relataba en secreto por la noche sus historias tradicionales.

Una exposición sin precedentes está en su fase final en el Museo Nacional del Indígena Americano (NMAI) en Washington D.C. y continúa siendo un popular foco de interés y de actividad, porque conecta los indígenas norteamericanos y los pueblos nativos de hoy con las tradiciones de sus antepasados.

Escuchando a nuestros antepasados: El arte de la vida indígena en la costa norte del Pacífico (Listening to Our Ancestors: The Art of Native Life along the North Pacific Coast) agrupa más de 400 obras y objetos cotidianos creados por los indígenas norteamericanos y pueblos nativos desde lo que hoy es Columbia Británica en Canadá, así como el estado de Washington y Alaska.

"Nuestra forma de ser, nuestra visión del mundo en toda su profundidad y complejidad, continúa definiéndonos" dicen los miembros de la nación Tsimshian. "Los objetos ceremoniales que se usaban antaño y los que se usan hoy día solo están separados por el tiempo, todavía guardan el corazón de los pueblos en ellos".

Lo que resulta tan especial sobre esta exposición es que miembros de cada uno de los 11 grupos indígenas cuya cultura está representada trabajaron con el personal del museo como "curadores" decidiendo qué objetos exponer y cómo presentarlos. Este modo de trabajar tan único es consecuencia natural de las perspectivas del director del NMAI W. Richard West J., que es miembro de la tribu Cheyenne del Sur y que escribió en la guía de la exposición que en su opinión los empleados del NMAI son meros custodios de una colección que es propiedad de las comunidades culturales que el museo representa.

La mayoría de los objetos en la muestra datan de los siglos XIX o XX y son parte de la colección permanente del NMAI que consta de más de 800.000 objetos. La exposición incluye una barca de madera tallada, lanzas, herramientas para cazar ballenas, túnicas, tocados, cofres de madera tallada, sonajeros, batas ceremoniales, joyería hecha con huesos de ballena y caracolas, cucharas, cuencos, cucharones de servir tallados en cuerno de cabra montesa, cestos, alfombrillas, máscaras que van desde lo más bello hasta lo más terrorífico, y mucho más.

Las 11 naciones representadas son Salish de la Costa, Makah, Nuu-chah-nulth, Kwakwaka'wakw, Heiltsuk, Nuxalk, Tsimshian, Gitxsan, Nisga'a, Haida y Tlingit.

Los miembros de las tribus proporcionan una perspectiva vital sobre el profundo significado que tienen los objetos, así como en describir cuánto de ellos queda como parte esencial de las vidas espirituales de estos pueblos. Como resultado, los objetos de la exposición van acompañados de interpretaciones contemporáneas de indígenas norteamericanos y pueblos nativos que se conectan con las voces de sus antepasados.

Por ejemplo, Barb Cranmer de la comunidad Kwakwaka'wakw eligió para la muestra objetos y adornos ceremoniales utilizados en las ceremonias de la corteza del cedro rojo en una fiesta tipo potlatch, "que es cuando las personas entran en el mundo de los espíritus para adquirir poderes sobrenaturales y para conectar con nuestra historia y danzas" explicó Cranmer.

Otras piezas representan criaturas sobrenaturales que surgen en las historias Kwakwaka'wakw sobre el origen.

El miembro de la tribu Gitxsan eligió objetos para demostrar la "visión del universo y nuestra relación con entidades poderosas". El pueblo Gitxsan cree que los seres humanos no están separados de la naturaleza, los animales o los entes espirituales.

Junto con Escuchando a nuestros antepasados hay muestras de danzas, demostraciones de arte y narraciones de cuentos. Para aquellos que no pueden viajar a Washington para visitar el museo, hay una muestra en Internet que acompaña a la exposición con fotos de la misma agrupadas por comunidad tribal. Por ejemplo, la sección sobre los Kwakwaka'wakw coincide con los objetos de la exposición y contiene explicaciones de las costumbres de la tribu en torno al nacimiento y la pubertad, historias sobre el origen, danzas de la paz y ceremonias de la corteza del cedro rojo.

Escuchando a nuestros antepasados permanecerá expuesta hasta el 2 de enero de 2007. La exposición electrónica puede visitarse en el sitio web de NMAI: http://www.nmai.si.edu/listening/ (texto en inglés).

Para más información, véase Mes Nacional de la Herencia Indígena Norteamericana.

El Servicio Noticioso desde Washington es un producto de la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sitio en la Web: http//usinfo.state.gov/esp)

El Museo Nacional del Indígena Americano (NMAI) en Washington D.C..

El Museo Nacional del Indígena Americano (NMAI) en Washington D.C. (© AP Images)

  • Palabras clave: